Work is a rubber ball

Speech by Brian Dyson, CEO Coca Cola

If anyone knows the original source of this, please let me know so I can link to it.

Imagine life as a game in which you are juggling some five balls in the air. You name them – work, family, health, friends and spirit … and you’re keeping all of these in the air.

You will soon understand that how-to-juggle. If you drop it, it will bounce back. But the other four balls – family, health, friends and spirit – are made of glass. If you drop one of these, they will be irrevocably scuffed, marked, nicked, damaged or evenshattered. They will never be the same. You must understand that and strive for Balance in your life.

How?

Don’t undermine your worth by comparing yourself with others. It is because we are different that each of us is special.

Don’t set your goals by what other people deem important. Only you know what is best for you.

Don’t take for granted the things closest to your heart. Cling to them as you would your life, for without them, life is meaningless.

Don’t let your life slip through your fingers by living in the past or for the future. By living your life one day at a time, you live all the days of your life.

Don’t give up when you still have something to give. Nothing is really over until the moment you stop trying.

Don’t be afraid to admit that you are less than perfect. It is this fragile thread that binds us to each together.

Don’t be afraid to encounter risks. It is by taking chances that we learn how to be pave.

Don’t shut love out of your life by saying it’s impossible to find time. The quickest way to receive love is to give; the fastest way to lose love is to hold it too tightly; and the best way to keep love is to give it wings!

Don’t run through life so fast that you forget not only where you’ve been, but also where you are going.

Don’t forget, a person’s greatest emotional need is to feel appreciated.

Don’t be afraid to learn. Knowledge is weightless, a treasure you can always carry easily.

Don’t use time or words carelessly. Neither can be retrieved. Life is not a race, but a journey to be savoured each step of the way…

–Brian G. Dyson

President and CEO, Coca-Cola Enterprises during his speech at the Georgia Tech 172nd Commencement Address Sept. 6, 1996

Thanks: Rabieh for sharing this!!!how-to-juggle

Source: http://www.dankind.com/blog/speech-by-bryan-dyson-ceo-coca-cola/

“Pero me pueden lastimar”

MiedoUn dilema muy escuchado y conocido en nuestras vidas : ¿Prefieres evitar el sufrimiento o vivir? Porque en el fondo cuando dejamos que las heridas decidan por nosotros estamos decidiendo evitar la conexión humana, aislarnos y cerrarnos en una coraza protectora. Y en el fondo cuando hacemos esto, dejamos de vivir, dejamos de relacionarnos, dejamos de abrir el corazón, dejamos de honrar nuestra condición humana.

Cuando leí hoy el cuento que a continuación te comparto, debo confesar que vinieron a mi memoria muchas experiencias con amigos, parejas, familiares, que me han dejado secuelas en mi corazón. Y me pregunto ¿quién no tiene secuelas? Yo te confieso que más de una vez lo he dado todo por alguien, al punto de perder mi límite, mi amor hacia mi misma y hasta el punto tal de llegar a la conclusión de decir “no necesito a nadie!”

Y ahora me pregunto, ¿estas relaciones pasadas seguirán siendo más importantes que las posibles relaciones y conexiones humanas que puedo crear a futuro? Sé que me aterra el sufrir, el perder, el ser engañada… ¿a quién no?. Pero ahora me parece más aterrador dejar de vivir todas esas conexiones humanas que me estoy perdiendo por “cuidarme”. ¿Realmente me estoy cuidando o estoy evitando el posible sufrimiento ? Y hoy me digo a mi misma que llegó la hora de recuperarme y volver a intentarlo, volver a dar un espacio a esas relaciones que he aparcado o incluso a las que están por llegar. ¿Tú que quieres?  En el fondo es una decisión que siempre esta presente, disponible. Tu escoges.

Comparto un cuento para la reflexión sobre le tema.

El desafío del rey a sus tres hijos

Un gran rey tenía tres hijos, y quería elegir a uno de ellos para que fuera su sucesor. Era muy difícil porque los tres eran muy inteligentes, muy valientes. ¿Cuál escoger? Entonces preguntó a un gran sabio, y el sabio le sugirió una idea….

El rey volvió al palacio y reunió a sus tres hijos. Dio a cada uno de ellos una bolsa de semillas de flores y les dijo que se iba a hacer una peregrinación:

– Tardaré unos años; uno, dos, tres, o quizá más. Y esto es una especie de prueba para vosotros. Me tendréis que devolver las semillas cuando regrese. Quien las proteja mejor, será mi sucesor.

Y salió a hacer su peregrinación. El primer hijo las encerró en un cofre de hierro porque tenía que devolvérselas a su padre tal cual estaban.

El segundo hijo pensó: <“Si dejo las semillas encerradas como ha hecho mi hermano, se morirán. Y no puede decirse que una semilla muerta sea semilla en absoluto. Mi padre podría decir: “Yo te he dejado las semillas vivas, que podían crecer, pero éstas están muertas; no pueden crecer”>. Por eso fue al mercado, vendió las semillas y se quedó el dinero. Y pensó: <Cuando mi padre regrese, volveré al mercado, compraré semillas nuevas y se las daré; serán mejores que las que él me dio a mí. >

Pero el tercero fue el que mejor lo hizo. Fue al jardín y esparció las semillas por todas partes. Después de tres años. Cuando el padre volvió, el primer hijo abrió su cofre. Todas las semillas estaban muertas y olían mal. Y el padre dijo:

–      ¡Qué! ¿Son estas las semillas que yo te di? Aquellas podían crecer y dar flores de delicado perfume, y éstas apestan. ¡Estas no son mis semillas!

Fue al segundo hijo. Este corrió al mercado, compró semillas, volvió a casa y dijo:

–      Estas son las semillas.

–      Lo has hecho mejor que tu hermano mayor- dijo el padre-, pero no eres tan capaz como me gustaría.

El rey fue a su tercer hijo. Con gran esperanza y miedo en su corazón le dijo:

–      ¿Qué has hecho?

Y el tercer hijo le llevó al jardín, donde pudo ver millones de plantas florecientes, millones de flores por doquier. Y el hijo dijo:

–      Estas son las semillas que me diste. Pronto recogeré las semillas y te las devolveré. Ya están casi listas para la recolección.

–      Eres mi sucesor- dijo el padre; esto es lo que hay que hacer con las semillas.

Recuerda, la semilla nunca corre peligro. ¿Qué peligros podrían afectar a la semilla? Está absolutamente protegida. Pero la planta siempre corre peligro; la planta es my delicada. La semilla es como una piedra, dura, oculta tras una cáscara. Pero la planta tiene que soportar mil y un peligros. Y no todas las plantas alcanzarán la altura necesaria para florecer, para dar mil y una flores….Son pocos los seres humanos que llegan al segundo estadio, y muy pocos de los que alcanzan el segundo estadio llegan al tercero, el del florecimiento.

¿Porqué no pueden alcanzar ese tercer estadio, ese estadio de dar flores? A causa de la avaricia, a causa de la mezquindad, no quieren compartir….; a causa de un estado de desamor.

Hace falta coraje para convertirse en planta y hace falta amor para convertirse en flor. Una flor indica que el árbol esta abriendo su corazón, soltando su perfume, dando su alma, derramando su ser sobre la existencia. No te quedes en la semilla. Reúne coraje, coraje para dejar al ego, coraje para abandonar las seguridades, coraje para dejar caer las certezas, coraje para ser vulnerable.

¿Qué semilla quieres plantar? Nunca es tarde para volver a empezar y florecer. No dejes que las heridas decidan por ti. Sino que el deseo despierte tu coraje para dar un primer paso.

JIRO

 

Fuente: Cuento de Osho

Salta al vacío y encontrarás la respuesta

Hoy te quiero compartir un poquito de mi vida, una de las decisiones más difíciles que he tomado en ella, y que fueron un gran salto al vacío. Y el gran aprendizaje que me ha dejado esta experiencia es entender lo paradójico de saltar sin saber, para así abrir camino al saber.

cliff-diver2Hace menos de 4 años estaba pasando una situación muy difícil en mi vida, estaba quemada, harta de mi misma, de la vida que llevaba, nada me importaba, nada tenía sentido, por dentro me comía la angustia, el miedo, el dolor, el enfado…y por fuera tenía una carrera profesional estupenda, un puestazo, futuro, economía inmejorable, poder, status, posición. Esta dicotomía interna y externa me estaba desgastando al punto tal de dudar del para qué valía la pena vivir si esto significaba vivir.

Tuve la suerte de conectarme con el mundo del coaching, fue una puerta que sea abrió, pensando en ese momento que me podía aportarme algo a nivel profesional, cuando en quizá era la puerta que buscaba para sanarme en lo personal.

En este curso encontré una Jimena que no conocía, una mujer apasionada por las personas, por conectar con un corazón abierto, una mujer con una pasión a flor de piel, una mujer que sólo quería comerse el mundo, la vida y exprimirla al máximo. Me di cuenta que no estaba siendo quien realmente era, que las circunstancias de la vida estaban decidiendo por mi vida. Después de muchos años en el mundo profesional de marketing sentí la necesidad de dar un salto al vacío y seguir mi corazón, con todo lo que esto podía significar. Me aterraba la idea de dejarlo todo pero mas me aterraba la idea de vivir una vida sin sentido, dormida, anestesiada. Viví los momentos más tensos de mi vida, me tiraba por una lado todo mi pasado, el cómo debería seguir viviendo, lo que debería hacer, mi cabeza no paraba de decirme: “tantos años de esfuerzo y trabajo para qué? , ¿qué dirán los demás? ¿De qué vas a vivir? No te conoce nadie si dejas este mundo de empresa, ¿quién serás en esta nueva profesión del mundo del coaching?, …..¿Y si me arrepiento? ¿Y si fracaso? ¿Y si no sé como hacerlo? ¿Y si al final me doy cuenta que esto no me gusta? ¿Y si dejo mi profesión luego quién me abrirá una puerta si quiero volver?…El “Y sí ….” me castigó y comió por dentro mucho tiempo, creándome aún más ansiedad.

Y por el otro lado tenía una fuerza desconocida que me llamaba a saltar, mi cuerpo me hablaba más que mi mente, mi cuerpo sabía lo que quería vivir, mi cuerpo, corazón y espíritu tenían una fuerza y seguridad que nada de lo que hiciera podía ser un error. Era una fuerza que me hablaba en su idioma, el lenguaje del saber de mi ser más profundo, el que confiaba en mi 100% sabiendo que pasara lo que pasara nada podía ser mejor que el saltar y entregarme a la vida. Era un lenguaje de sentir, era un sentir saber lo quien era y qué quería vivir. Wow, esta fuerza era bestial, incluso ahora que la estoy recordando se me pone la piel de gallina. Esa es la voz de nuestro ser más profundo, el que nos da el poder de vivir y ser quien somos, el que ha nacido para acompañarte en todo tu camino, el que ha estado ahí desde el momento uno de tu nacimiento, y que has tapado durante toda tu vida por creer que esa parte no podía ser real al punto tal de dejar de entender su idioma y cómo escucharlo, y es ahí cuando dejamos de vivir y pasamos a sobrevivir.

Y llegó el momento donde la tensión explotó y decidí saltar al vacío, dejar que la vida me hable por si misma, dejar que el mundo y sus reglas se rompieran en mil pedazos al punto de cuestionarme ¿soy capaz de escribir mi historia, mi presente y mi futuro? ¿Soy capaz de vivirla? La sensación de libertad cuando amas tanto la vida y crees en ese ser potente que vive dentro tuyo no se pueden explicar con palabras, es un momento de éxtasis total, donde sólo puedes sentir el tamaño de tu corazón, del amor hacia ti mismo y hacia la vida, es el momento más creativo que he experimentado jamás, donde sientes que todo lo que venga luego lo crearás tu mimo dese la vida. No compro más las historias que deben ser vividas, sino que escribiré mi vida, mis reglas, mis pasos, mis aprendizajes, mis sueños, ..todo. Es un momento de celebrar la vida, tu vida, la vida que has venido a vivir.

Y déjame decirte que lo que vivo hoy no es suerte, sino el camino que elijo vivir creando desde estar abierta a lo que la vida me ofrece, en vez de esperar a que algo suceda, estoy caminando junto a la vida, no esperando a que pase por delante de mí la situación perfecta, porque ésta sólo tu la puedes crear. El decidir es momento a momento, el saltar es minuto a minuto. Eso es estar vivo.

No hay otra manera de vivir para mi, necesito esta adrenalina de experimentar la vida, de la intensidad, del caminar, el jugar, el soñar. Y no digo que esta tenga que ser la manera, lo importante es que te preguntes cuál es tu manera, sé honesto contigo mismo y vive la vida que realmente quieres, con todos sus miedos y fracasos y lo que tengas que vivir. Pero atrévete a caminar con paso firme aunque sea un sitio desconocido, porque allí te descubrirás y entenderás la vida!!!!

Para mi la vida es todo o nada, así de radical! No se puede jugar a medias, tienes que saber siempre habrá momentos de aprender y momentos de aprender, por lo que siempre ganas pase lo que pase. Borra de tu vida la creencia de que es ganar o perder, siempre ganamos experiencias y de eso va la vida. Cuando las cosas no salgan como te lo esperas, piensa que la vida esta queriendo algo diferente para ti, ábrete a escucharla y sobre todo a vivirla y co-crear con ella.

La única respuesta la encontrarás en el salto, no hay respuesta antes de probarlo, de vivirlo, de experimentarlo! Deja de preguntar, de intentarlo, HAZLO!

 

¿Qué salto vas a dar?

 

Mi próximo gran salto es la India….. continuará…

Esta vez me despido con un abrazo desde mi corazón, y abrazo a tu grandeza y brindo por ella!

JIRO

Cuando el reto es ganar…¿realmente ganas?

como-ganar-dinero-haciendo-lo-que-te-gustaComparto aquí un artículo de  Marshall Goldsmith, prestigioso coach ejecutivo, que habla sobre nuestra ambición de ganar y el impacto que eso tiene en nuestras relaciones. A reflexionar! 

Ganar demasiado es el reto # 1 para la mayoría de la gente , ya que subyace en casi todos los otros problemas de comportamiento . Si discutimos demasiado, es porque queremos que nuestra opinión prevalezca (en otras palabras, queremos ganar) . Si ponemos a los demás por debajo, es nuestra manera de colocarlos debajo de nosotros (de nuevo, ganando) . Si retenemos la información, es para obtener una ventaja sobre los demás. Si jugamos a favoritos, es para ganar aliados para que así “nuestro lado” tiene una ventaja.

Nuestra obsesión por ganar se encuentra en todas las áreas de nuestras vidas. No es sólo un problema en nuestra vida profesional, se abre paso en nuestra vida personal también. A los ganadores les encanta ganar. Por lo tanto, si se trata de :

  • Importante, queremos ganar .
  • Significativo, queremos ganar .
  • Crítico, queremos ganar .
  • Trivial, queremos ganar .
  • No vale la pena? Queremos ganar de todos modos!

Es increíblemente difícil para las personas inteligentes y exitosas dejar de ganar constantemente. 

He aquí un breve desafío para ver si tienes el hábito de ganar demasiado . La mayoría de la gente falla esta prueba (tienen el hábito!). Cuando se enfrentan con este caso, la mayoría de las personas se dan cuenta de que hacen exactamente lo contrario de lo que saben que deberían haber hecho .

Caso # 1

Quieres ir a cenar al restaurante X. Tu marido , esposa , amigo o pareja quiere ir a cenar en el restaurante Y. Tienen una ‘acalorada’ discusión y terminan yendo al restaurante Y. Esta no es tu elección. La comida es horrible y el servicio es aún peor!

Tus opciones :

1 ) Criticas la comida. Señalas que tu pareja se equivocó y este error se podría haber evitado si tan sólo él / ella habría escuchado.

2 ) Cierras la boca, comes la comida , y tratas de disfrutar de la noche .

Este es un caso clásico de “¿Qué haría yo / qué debería hacer ? ‘ ¿Qué harías tu? Criticar la comida. ¿Qué deberías hacer ? ¡Callarte!

He aquí otro ejemplo de lo que parece ser “ganar demasiado”, que es mucho peor!

Caso # 2

Tu tienes un día difícil en el trabajo . Te vas a casa . Tu marido , esposa, amigo, o compañero está ahí.

La otra persona dice , “Tuve un día tan difícil hoy … ” . Tu no dejas que termine,  lo interrumpes, ” Tuviste un duro día de trabajo! ¿Tienes alguna idea de lo que he tenido yo que aguantar en el día de hoy?.” 

Estamos tan competitivos que queremos ganar en ser más miserable con la gente que convivimos !

Recientemente, un joven que asistió a una de mis clases me envió un correo electrónico . Él escribió que su esposa le había llamado el día anterior y le dijo que había tenido un día duro. Él quería interrumpir y decirle que sus problemas eran mas importantescomparados con los de ella. En su lugar, recordando el ejemplo, se detuvo, respiró, escuchó a su esposa, y le dijo: “Te amo. Gracias por los sacrificios que haces para nuestra familia.” En el camino a casa, él le compró un ramo de flores de $ 25 . Cuando llegó a su casa, se las dio a ella y le dijo que la amaba.” Estos fueron los mejores 25 dólares que he gastado. ¡Gracias! “, escribió.

La próxima vez que comiences a tratar de ganar y demostrar que tienes razón, toma una respiración profunda y pregúntate: ¿Exactamente qué estoy ganando? ¿Esto es realmente algo que quiero ganar o la necesidad de ganar? ¿Vale la pena el esfuerzo de querer ganar? 

Podemos llegar a ser más exitosos si apreciamos este “defecto/fallo” y trabajamos para suprimirlo en todas nuestras relaciones interpersonales.

Preguntas de reflexión:

1) ¿Alguna vez tu deseo de “ganar” o “demostrar que tenías razón” te ha hecho darte cuenta que no vale la pena el esfuerzo? ¿Cuándo y cómo? 

2) ¿Cómo puede nuestra necesidad de “ganar demasiado” dañar las relaciones con las personas que son más importantes en nuestras vidas?

Fuente: Marshall Goldsmith

Traducción: JIRO

TU IMPORTAS!!!

tu importas“Cada uno de nosotros tiene un profundo hambre espiritual. Ese hambre es un deseo, una pasión, un deseo de conexión sagrada. Puedes llamar a este anhelo hambre de Dios, o de pertenecer, o de amor. Lo que realmente es, es un anhelo que impulsa a la búsqueda de sentido de la vida. Y en la profundidad de ese anhelo esta el hambre de saber que tú importas.” LucdLiving

 

He tenido la suerte de conocer a estas dos maravillosas mujeres, Leza Danly & Jeanine Mancusi,  en el Global Co-active CTI Summit en Napa, quienes hacen un trabajo profundo y con gran corazón para la humanidad , y no quería dejar de compartir parte de lo que he aprendido con ellas.

Cuando por primera vez escuché la frase “Tú importas” (you matter!), me pregunte a mi misma: ¿cuánto me lo creo, lo vivo y lo siento? Y esta pregunta me hizo darme cuenta que realmente no me lo creía lo suficiente. Y creo no ser la única en este mundo y lo necesitamos!!!!

Lo que logré entender es que la declaración de “yo importo”, es una declaración que tiene un impacto en la manera en cómo vivimos. Cuando sabemos que importamos te relacionas contigo mismo de una manera diferente, con otros, con tu visión, con tu vida. Caminas diferente en tu vida cuando sabes que importas.

Entonces viene la gran pregunta: ¿cómo sabemos que importamos? Esto es algo intangible, y lo sabes cuando lo sabes! Y cuando no lo tienes claro, la manera normal de reaccionar frente a esta pregunta es dando ejemplos de porqué importas: “bueno tengo este trabajo y aquí la gente me necesita”, “mi familia me necesita”, “tengo este status por algo”, etc. Y no quiero decir que esto no tenga valor, pero no es lo que realmente te hace que importes! No se trata de lo que haces, sino de quien ERES. Tu ser espiritual, tu alma es más real que tu circunstancias físicas de la vida. ¿Alguna vez tuviste la experiencia de darte cuenta que tu presencia era importante? Ejemplo estar al lado de un amigo enfermo simplemente escuchándolo.

Aquí algunas preguntas que te harán reflexionar si realmente crees que importas:

¿Tienes un apego a las cosas que haces, más que a quién eres?

¿Dónde pretendes que tu voz no importa? Ejemplo: cuando vas a votar y te dices, “bueno si al final las pre-elecciones ya indican quién será el ganador, pfff un voto más no cambiará mucho….”

¿Hablas por ti mismo? Ejemplo cuando alguien en una reunión ya dijo algo similar a lo que pensabas, entonces te callas.

¿Cómo te hablas a ti mismo? Tu diálogo interno? ¿Eres amable y te das soporte?

¿Compartes tu opinión o te callas?

¿Pides por tus preferencias o te amoldas a lo que otros quieren?

¿Honras tus deseos y sueños? O te quedas con la idea de que son difíciles e inalcanzables?

¿Cómo te muestras frente a los demás? Compartes tus emociones o pasiones? O lo escondes porque sientes que esto puede ser muy vulnerable?

 

Estos son sitios a dónde mirar para reconocer si estas empoderando tu voz y cuánto estas dando sentido a la expresión de tu ser. Porque la realidad es que el importar de manera genuina es una experiencia de conciencia.

Es importante reconocer que existe una voz dentro nuestro que da soporte a esta idea de que no somos importantes: la voz del ego, quien siempre encuentra el camino de compararse con los demás o de decirte que no eres tan importante por lo que estas haciendo o dejando de hacer. Y lo importante es justamente saber que importamos no por lo que HACEMOS, por nuestra posición, nuestro status, nuestros logros, sino por quienes SOMOS. Es cierto que habrá otros que sean mejores que tu EN algo (actividades, conocimiento, deportes, etc) pero esto no significa que sean mejores QUE tú.

¿Y esto qué tiene que ver con liderazgo? Todo!!!!!

Esto es una cualidad clave de un líder, saber que él importa, así como empoderar a otros para que se lo crean también!

Te invito a recitarte este mantra cada día:

YO IMPORTO. MI PRESENCIA CAMBIA LA REALIDAD A MI ALREDEDOR.

Y si te cuesta decírtelo, comienza por escuchar lo que tengo para decirte:

TU ERES IMPORTANTE! TU VOZ ES IMPORTANTE EN EL MUNDO!:)))

 

Si quieres más información sobre estas dos maravillas de mujer te dejo aquí el link a su página web donde tienen algunos cursos gratis (en inglés). Aprovéchalos!

Fuente: LucidLiving

Love the questions

questions“Be patient toward all that is unsolved in your heart and try to love the questions themselves, like locked rooms and like books that are now written in a very foreign tongue. Do not now seek the answers, which cannot be given you because you would not be able to live them. And the point is, to live everything. Live the questions now. Perhaps you will then gradually, without noticing it, live along some distant day into the answer.”

Rainer María Rilke

“Ten paciencia con todo aquello que no está resuelto en tu corazón e intenta amar las preguntas mismas, como cuartos cerrados y libros escritos en un idioma muy extraño. No busques ahora las respuestas, que no se te pueden dar porque no podrías vivirlas. Y se trata de vivirlo todo. Vive ahora las preguntas.”

Rainer Maria Rilke

¿Quién soy? ¿cuál es mi sitio?

tantra yogaHace un tiempo me vengo preguntando cuál es mi sitio, en qué ciudad quiero vivir, quién es mi gente, mi tribu, cuál es mi cultura, mi profesión….he cambiado tanto en estos últimos años que a veces tengo la sensación de haber perdido el rumbo, y cuando esto ocurre el miedo me lleva desesperadamente a querer etiquetar todo lo que pueda, a ponerle títulos, nombres, a especificarlo, a planearlo, a llevarlo a acciones, como si esto me salvara de lo insalvable, que es el sentimiento de sentirme que no sé a dónde pertenezco, por lo tanto, quién soy!

En esta sociedad en la que vivimos parece ser que si no pertenecemos, no existimos. Y el pertenecer esta relacionado con el tener, o peor aún,  el tener con el valer.  Si no tenemos una profesión reconocida no valemos, si no tenemos un título no somos profesionales, si no tenemos una casa donde vivir no sabes dónde estas parado, si no sabes donde estas parado sos un perdedor, si no tenemos un círculo de amigos somos raros solitarios no amigables. Depende de la marca de ropa perteneces a una clase u a otra, si utilizas un perfume X o Y eres fashion o tienes mal gusto, si estas de vacaciones y estas conectado a una blackberry/iphone contestando emails, sos una persona importante porque te siguen necesitando! …. esto puede ser una larga lista de tener, de acciones, parodias, clasificaciones y mucho más. Para resumir, el tener o hacer nos define y así somos, pertenecemos….. ¿pertenecemos?

Wow! Qué vació es este sitio donde el tener es un requisito para pertenecer, para ser alguien especial, porque en el fondo eso es lo que buscamos, porque creemos que así seremos queridos, aceptados. No sé vos, pero a mi esto me revuelve el estómago, me revelo a caer nuevamente en este círculo vicioso del que me alimento. Prefiero no pertenecer que creer o tener que ser alguien que en realidad no soy…..

Señores, nos han engañado!!! Nos han hecho creer que con todos los tildes en la lista de “To DO” (estudio, máster, trabajo, carrera, esfuerzo, dinero, status, noviazgo, hijos …pon lo que quieras en tu lista, da igual!!!) seríamos alguien, algo, y viviríamos felices y aseguraríamos nuestro futuro. ¿¿¿Qué????? ¿En qué momento me despisté y dejé que esto liderara o guiara mi vida? ¿Televisión? ¿Políticos? ¿Educadores? ¿Cultura? ¿Familia? ¿Medios de comunicación? Ufff estamos rodeados, inundados, asfixiados de tanta “falsa realidad”. Vivimos en una cultura basada en el miedo! Ya ni pensamos, ni cuestionamos, sólo absorbemos como esponjas! Qué vacío es llegar a tener todos los tildes y sentir que todo sigue sin sentido  y vacío como antes….

Y lo paradójico, es que cuando te atreves a sentir ese vacío es cuando te das cuenta que ahí, sólo ahí en ese vacío esta todo, es ahí, donde esta la fuente de la cual nace y muere todo… llámalo conciencia absoluta, infinito, amor, energía, dios, Tao, llámalo como quieras, pero es una misma cosa para todos y todo… y ahí es donde tu, yo, el árbol, la casa y lo que sea, estamos hechos de lo mismo, donde no hay diferencias, donde todos somos algo simplemente divino por el simple hecho de estar vivos. Y es lo único a honrar, a celebrar: la vida misma.

Desde mi experiencia, cuando me entrego a ese vacío, a esa totalidad, las dudas, preguntas y miedos desaparecen, y la única realidad es que SOY….

…aquí tan sólo soy un ser humano

no tengo nacionalidad,

no pertenezco a nadie ni a nada,

no tengo raza, no tengo clase social, no tengo profesión, no tengo nada, soy solamente un ser humano como tu,

aquí me permito saborear esa energía pura que es la vida, donde saboreo todo lo que venga de ella, donde todo es perfecto e imperfecto, donde es todo y nada.

Cuando te atreves a abrir esa puerta, en ese preciso instante es donde sentirás caer en un vacío, y es en ese momento donde sientes que comienzas a caer,  cuando unas alas nacen en ti  que te llevan a volar y disfrutar la libertad de la vida,

y es aquí en el vuelo donde te darás cuenta que lo de fuera es lo mismo que lo de dentro, porque estamos hechos de lo mismo, porque de ahí venimos… y que vayas donde vayas, estés donde estés, lo importante es disfrutar el vuelo…

Entregarte a la vida, al vacío, es amar lo que es, es aceptar lo que de ella viene y volver a darlo con el mismo amor.

No importa donde este mi sitio, porque en el fondo el único sitio que importa es de donde provengo; la fuente, el universo, el cosmos, la conciencia absoluta, el infinito. Y tan sólo por venir de esta fuente soy un ser divino como tu. Aquí soy libre, aquí siento dicha, paz y amor…… y aquí en mi esencia, me quedo!

“Om purnamadha purnamidam purnat purnamudacyate, Purnasya purnamadaya purnam evashishyate”

“Toda existencia surge de lo que es la totalidad, y si de la totalidad se quita la totalidad, aún la totalidad permanece.” (Brhadaranyaka Upanishad V.1)

 

Este post esta dedicado a este precioso grupo de seres humanos que me han desafiado a escribirlo. Va para ti: Amalia, Ani, Ángel Luis, Anna, Ariadna, Jaume, Laura, M. Carme, Magda, Margaret, Marta, Mayte, Mónica, Paula, Pedro, Rafael, Silvia, Silvia y Xavier. Gracias de corazón por el regalazo de vuestra presencia y energía!