Cómo acceder al poder de la intuición para la toma de decisiones

intuicionCuando trabajo con mis clientes, muchas veces llegan a la sesión diciendo que han tomado una decisión pero sienten que aún no están satisfechos, o que hay algo que “no les cierra”. Y aquí es donde los invito a entrar en contacto con una parte muy sabia que todos llevamos dentro: nuestra intuición, que se encuentra en nuestro cuerpo, quien ofrece información muy valiosa si somos capaces de leer su mensaje!!!

He leído un artículo que me ayudó a poder expresar con palabras más claras cómo desarrollar la intuición. Debo decir que no es un proceso fácil, pero en mi experiencia, con la práctica va saliendo de forma natural, y la verdad es que aporta muchísimo valor y seguridad en mis decisiones.

En su artículo “Descifrar su intuición”, Cymbalista dice que la experiencia del tipo “Sé que la decisión X es la más lógica y racional, pero algo en mi dice que tal vez no sea la mejor” es un dilema común entre los ejecutivos, y las consecuencias de tomar una decisión u otra pueden ser de un impacto enorme para sus empresas. Para responder a este dilema debemos aprovechar una fuente de conocimiento que todos tenemos pero que es muy ignorada en el mundo de los negocios: el sentido situacional.

Ella describe el sentido situacional como el conocimiento experiencial que tenemos de una determinada situación e incluye todo aquello de que sabemos o conocemos de manera subliminal. De aquí las intuiciones. Este es una experiencia corporal que contiene un significado y que muchas veces se manifiesta inicialmente por medio de una sensación física localizada. EL cuerpo reclama cuando una decisión va en contra de ese conocimiento experiencial almacenado. Aunque no logre explicarlo, su cuerpo tiene una manera de analizar rápidamente una situación compleja y dar confirmación interna si la decisión que tomará es o no la adecuada.

“El pensamiento humano siempre está siendo guiado por sutiles tensiones corporales. Por eso, su cuerpo sabe qué hacer incluso cuando usted no lo sabe. “

En su artículo comparte un caso de un icono de Wall Street que hizo una fortuna especulando en el mercado financiero, y que utilizaba su sentido situacional a la hora de tomar decisiones. Esta persona se distingue de otros inversionistas en el momento que pone la atención en a las señales de su cuerpo. El mercado en general nota las transformaciones sólo cuando los efectos provocados por los cambios han hecho noticia. El, a cambio, percibía los cambios venir. “El dolor en la espalda no me dice lo que está errado-como por ejemplo, posiciones vendidas duelen en la zona lumbar, divisas duelen en el hombro izquierdo-, pero sí incita a buscar algo errado, algo que yo no haría si el dolor no existiera. ”

“En las mejores escuelas de negocio del mudo somos orientados a dejar la subjetividad de lado. Es más las metodologías tradicionales para la toma de decisiones nos empujan a ignorar esas reacciones orgánicas.”

En su artículo comparte unos pasos a seguir para acceder a nuestra intuición. Estos son:

  1. Acceder. Identificar la sensación que está ligada a la decisión que tiene que tomar. Pare un momento para relajarse y sienta su cuerpo por dentro. Para localizar la sensación específica de la decisión, escoja una alternativa y dígase a sí mismo: “Estoy completamente cómodo con esta decisión”. Si eso no fuese verdad, algo dentro de usted reclamará. La sensación puede ser, por ejemplo, un nudo en la garganta o presión en el pecho. Use esta reacción como una señal inicial.
  2. Conectar: Es necesario conectarse con su señal inicial para comenzar a investigar lo que ésta quiere decir. La forma de hacerlo es calificar la sensación ligada a la decisión que usted necesita tomar. Busque una palabra o imagen o una metáfora que describa la sensación. Así creas un “gancho” hacia ella. Por ejemplo, “siento una incomodidad, ¿Cómo describir esa incomodidad? , siento una presión, algo exprimido. Exprimido ¿es la palabra correcta?. Pues exprimido es el gancho.” Luego verifica que ésta realmente se ajusta a su sensación. Repita la palabra o expresión  prestando atención al cuerpo. Cuando esta encaja sentirá una especie de alivio, un click.
  3. Desidentificar: Intente ver la sensación como si fuese un objeto ajeno a usted con el cual se puede relacionar. La idea es que sea algo que usted tiene y no algo que usted es o está. Ejemplo, si la palabra es “exprimido”, cambie el “yo estoy exprimido” a “hay algo exprimido dentro de mi”. Dígase “hola” a esa cualidad, reconózcala, note su presencia como si fuese la de otra persona. Pregúntese “¿Qué tipo de exprimido es? “un exprimido desagradable?”, y busque las cualidades que la describen con mayor precisión. “Si ese exprimido estuviese sentado delante de mí, como si fuese otra persona, ¿Cuál sería mi impresión? El es tímido” Entonces ahora necesitas indagar que hay detrás de esa timidez. Debe estar dispuesto a escuchar con curiosidad.
  4. Filtrar: Para profundizar y lograr entender lo que ella quiere decir, necesita filtrar los asuntos emocionales que no tienen nada que ver con la decisión en sí, que pueden venir de experiencias pasadas. Para ello, profundice su observación de la sensación haciendo preguntas relativas al “gancho” que usted encontró anteriormente. En nuestro ejemplo sería , “¿Qué lo hace tímido? ¿Qué esta detrás de la timidez? ¿Que és lo que me vuelve tan tímido? ¿Qué quiere esa parte tímida de mi?. ¿Qué tiene que ver esta timidez con la decisión?” Las respuestas lo pueden llevar a dos conclusiones: la sensación tiene que ver con un patrón habitual, o está ligada a la decisión que debe tomar. Si llega a ésta última está preparado para acercarse a los datos objetivos que esa sensación encierra, sino debe “limpiar” esas emociones de su estado actual situacional.
  5. Articular: Rehacer el proceso. Para provocar nuevamente una sensación, dígase, tal como en el paso 1, que usted esta perfectamente satisfecho con la decisión. Finja que decidió seguir adelante. Observe su reacción, encuentre un gancho para la sensación (puede o no ser igual a la anterior) y compruebe si éste realmente encaja con su sensación. Si tienes esta confirmación, podrá profundizar aún más en la investigación. La idea es que de un impreciso sentido situacional surjan varios aspectos. Para comenzar este proceso, pregúntate: ¿”Qué está dentro de mi gancho actual? ¿Qué es deseable aquí? ¿Qué es necesario? ¿Qué debería saber? ¿Cuál es la pregunta que debe ser hecha?”. Al ir respondiendo llegará a un punto crucial donde el territorio investigado se abrirá y donde surgirán varias preguntas objetivas.
  6. Aplicar: Al finalizar este proceso sabrá qué decisión tomar. Llegará a una serie de preguntas, que una vez respondida, lo encaminarán hacia una decisión correcta. Si llegó a una decisión final, finja que decidió adoptarla y verifique si ahora “sienta bien”. Si la decisión final aún no encaja, debe regresar al paso 2. 

“Al incorporar la intuición en el proceso de toma de decisiones, usted lidiará mejor con las característica incertidumbre del actual mundo de negocios. Y, de pronto, encontrará todo un universo de conocimiento que siempre tuvo, sólo que no lo sabia. “

 

Puedes quedarte aquí en el proceso de lectura, quedarte en lo racional. O, puedes ponerlo en práctica ya mismo y encontrar tu manera de acceder a tu intuición! ¿Qué dice tu intuición?

…..caminante no hay camino, se hace camino al andar…

JIRO

Fuente: Descifre su intuición por Flavia Cymbalista. Harvard Business Review América Latina, Octubre 2004.

http://www.marketfocusing.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: