Oportunidades disfrazadas

En una tierra muy, muy lejana, vivían un granjero y sus dos hijos. Mientras los niños fueron pequeños, ayudaron a su padre con el trabajo agrícola, pero cuando crecieron, dejaron su pequeño pueblo para irse a la gran ciudad.

Lamentablemente, la ciudad tiene las mejores tentaciones y los dos jóvenes se salieron del camino recto y angosto que su padre había trazado para ellos: El hermano mayor se volvió un asesino, mientras que el joven se convirtió en un ladrón, y los dos pronto se encontraron tras las rejas cumpliendo penas de cárcel. Pasaron los años, y el padre se hizo viejo y débil y ya no era capaz de arar sus campos. Sabía que si no conseguía ayuda de inmediato, perdería todo lo que había construido con los años y se quedaría en la  indigencia y con hambre. Así pues, el padre se sentó y escribió una carta a su hijo menor.

En su carta, el padre le pidió a su hijo que fuera a la Junta de Prisiones a explicar la situación, con la esperanza de que esto lograra liberar al joven. La respuesta negativa de la Junta de Prisiones llegó pronto, y, el padre triste, y desesperado, escribió una carta similar a su hijo mayor. Inmediatamente después de recibir la carta de su padre, el hijo mayor le contestó:. “Padre, ni se te ocurra tocar el campo. Todos los tesoros de las víctimas de mis asesinatos se ocultan allí”, escribió y envió la carta. Dos días más tarde, 100 policías  irrumpieron en el campo del padre, cavando en cada trozo de tierra. Por supuesto, no encontraron nada en absoluto. Dos días más tarde el padre recibió una segunda carta de su hijo mayor: “Mi querido padre,” había escrito. “Espero que los policías hicieran un buen trabajo; lo hice lo mejor que pude. Con amor, tu hijo…”

Cuento popular

¿Cuál es tu respuesta automática cuando te encuentras con un problema?

¿En qué gastas más tu energía, en acusaciones o en soluciones?

¿Haces simplemente una marca de verificación o encuentras una solución real?

 

“Estamos continuamente delante de grandes oportunidades brillantemente disfrazadas de problemas indescifrables.” Lee Lacocca

Fuente:  Point of you

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: